Guillermo III de Inglaterra el día de su coronación, tras el triunfo de la Revolución Gloriosa. Retrato del pintor Godfrey Kneller.
Guillermo III de Inglaterra el día de su coronación, tras el triunfo de la Revolución Gloriosa. Retrato del pintor Godfrey Kneller.

El inicio de la Revolución Gloriosa data del 30 de junio de 1688, cuando Guillermo de Orange-Nassau, estatúder de los Países Bajos, recibió en La Haya, de manos del almirante Torrington, una carta firmada por siete notables ingleses, los llamados Siete Inmortales, en la que le proponían presentarse con un ejército en Inglaterra para, con su apoyo, derrocar a su suegro, el rey Jacobo II, padre de su esposa María, y hacerse con el poder.

En el trasfondo de esta propuesta estaba la oposición de los sectores protestantes a la voluntad de Jacobo de establecer el catolicismo como religión oficial del reino y su intención de ahondar en el carácter absolutista de su reinado.

Finalmente, Guillermo aceptó y, después de largos preparativos, la flota invasora partió de Hellevoetsluis en octubre, desembarcando en Inglaterra a principios de noviembre. Las deserciones en el bando realista y el mayoritario apoyo popular propiciaron la rápida victoria de Guillermo, que fue proclamado rey en febrero de 1689, después de haber aceptado jurar y respetar la Carta de Derechos, que limitaba las atribuciones del poder real y lo supeditaba a las decisiones del Parlamento, dando inicio así a la primera monarquía constitucional de la historia.

Más efemérides cada mes en tu número habitual de la revista La Aventura de la Historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here