Carbonarios en la guillotina

Ajusticiados para dar ejemplo, los cuatro sargentos de la Rochela conspiraron contra Luis XVIII, apoyados por las sociedades secretas y sectores descontentos del ejército. Recordamos el complot y la solemnidad de su llegada al cadalso

Edad contemporáneaCarbonarios en la guillotina

La gente se agolpaba en las calles de París el 21 de septiembre de 1822 para presenciar el desfile hasta el cadalso instalado en la plaza de Grèves (la actual plaza del Hôtel de Ville) de las cuatro carretas que transportaban a los cuatro sargentos que habían sido condenados a muerte, acusados del delito de alta traición por conspirar contra la monarquía. El triste cortejo atravesó entre dos filas de soldados una turbamulta inmensa, inmóvil y silenciosa, que se asomaba también a las ventanas, que llenaba los muelles y los puentes del Sena y que se encaramaba incluso sobre los tejados de las casas para acompañar hasta la guillotina a aquellos jóvenes soldados, llenos de fuerza y de vida y que, a pesar de todo, hacían gala de una sorprendente tranquilidad.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Rafael Sanchez Mantero
Rafael Sanchez Mantero
Catedrático emérito de Historia Contemporánea, Universidad de Sevilla

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Niños a las ubres de los animales

Según la leyenda, Rómulo y Remo, fundadores de Roma, fueron amamantados a las ubres de la loba Capitolina. Sin embargo, es verdad que muchos...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia