El final de Mussolini: un caso abierto

El 28 de abril de 1945, Mussolini y su amante fueron fusilados. El 29, sus cuerpos se colgaron boca abajo para escarnio público. Analizamos los últimos instantes del dictador y la peripecia de su cadáver, varias veces enterrado y desenterrado, una polémica que sigue latente en Italia

Edad contemporánea El final de Mussolini: un caso abierto

Como dijo un dirigente de la Resistencia francesa, “los italianos pueden estar orgullosos porque fueron los únicos europeos que se cargaron a su dictador fascista”. Después, los cadáveres de Mussolini y su amante fueron objeto de escarnio público.

Recibieron insultos, patadas, escupitajos y algún disparo, y luego fueron colgados por los pies, junto a algunos jerarcas fascistas, en una gasolinera de la plaza Loreto, en Milán, donde, meses antes, quince partisanos habían sido masacrados y escarnecidos por los fascistas. Cabeza abajo, como se colgaba en la Edad Media a los “infames”, o como el ejército de Mussolini había colgado a etíopes, en 1937, y a yugoslavos, en 1942.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Carlo Caranci
Carlo Caranci
Historiador

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Los etruscos: la vida tras la muerte

La literatura sobre la civilización etrusca suele adscribirle el epíteto de “misteriosa”. Lo más exacto sería decir que nuestro conocimiento de ella es incompleto,...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia