Libros sibilinos: la voz de los dioses en Roma

Estas enigmáticas sentencias proféticas, atribuidas a mujeres griegas y custodiadas por sacerdotes-senadores que debían interpretarlas, sirvieron para garantizar la integridad del estado romano. Pero la cultura judeo-cristiana inventó un corpus de oráculos falsos con la idea de destruir su poder

Historia AntiguaLibros sibilinos: la voz de los dioses en Roma

El folclore y especialmente el arte pictórico a partir del Renacimiento italiano han desvirtuado la imagen de lo que, para los romanos, eran las sibilas. A menudo se las confunde con las profetisas, como la Pitia que emite oráculos en el Santuario de Apolo en Delfos, una especie de adivinas recluidas en umbrías grutas situadas en lugares inaccesibles, a donde acuden personajes asustados a realizar preguntas transcendentes que tienen como respuesta unas cuantas palabras enigmáticas. La realidad desmiente al arquetipo literario. En la lengua castellana, el adjetivo “sibilino”, en su segunda acepción significa “aquello que es misterioso porque parece que encierra un secreto importante o que puede tener varios significados ocultos”. Ese halo de misterio existió siempre a lo largo de los tiempos, de ahí que se relacionase en tiempos modernos con la teosofía vulgar.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Sabino Perea Yebenes
Sabino Perea Yebenes
Profesor Titular de Historia Antigua, UNED

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Alejandro Magno

Alejando Magno, rey de Macedonia, es uno de los grandes colosos que produjo la Antigüedad clásica. Su actuación, en su corta vida, quedó como...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia