1919-1921: Polonia resiste a la URSS

Desaparecida como nación en 1795, Polonia intentó aprovechar la Paz de Brest-Litovsk y la guerra civil rusa para reconstruir su territorio. Pero los bolcheviques no querían renunciar a su expansión. Recordamos un conflicto que fijó las fronteras de ambos, a costa de casi medio millón de muertos, hasta 1939

Edad contemporánea 1919-1921: Polonia resiste a la URSS

Mientras surgía la Unión Soviética en medio de las turbulencias civiles, la I Guerra Mundial llegaba a su fin. Fruto de la misma fue la descomposición del Imperio austrohúngaro y la aparición de los nuevos estados que, hasta ese momento, se encontraban bajo su autoridad. Entre ellos estaba Polonia, que rápidamente tuvo que ponerse a tratar de delimitar unas fronteras que, obviamente, llevaría a fricciones con los nuevos estados surgidos y los ya existentes. El país había desaparecido como nación independiente en 1795 a manos de prusianos, austriacos y rusos.

Reconstruir sus límites iba a ser complicado por la falta de referentes geográficos claros y por la mezcla cultural entre rusos, polacos, ucranianos, lituanos, bielorrusos, etc., que se superponían a las tenues marcaciones geográficas visibles o a las viejas fronteras políticas. Pero como estado que renacía, aspiraba a rememorar glorias pasadas y soñaba con la vieja Polonia del siglo XVII, que se extendía desde el mar Báltico al mar Negro.

Combate a caballo entre polacos y soviéticos recreado en la obra Escaramuza. Una escena de la guerra polaco-soviética, 1919-1921, por Czeslaw Wasilewski.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Artículo anteriorJuan José de Austria
Artículo siguienteLa Revolución Gloriosa

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Azorín, pasión por el pasado

A unque se le conoce por ser uno de los integrantes de la generación del 98, a la que él mismo bautizó, José Martínez Ruiz...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia