Ermengarda de Narbona

Inteligente y culta, en su corte de Lengadòc el mundo de los trovadores halló un refugio contra la violencia que recorría el sur de Francia y que culminaría con el exterminio de los cátaros

Mi héroe Ermengarda de Narbona

Frente a la reina Leonor de Aquitania, el recuerdo de la vizcondesa Ermengarda de Narbona ha quedado empalidecido por el tiempo: ¿quizá porque a diferencia de Leonor, no hay rastro del menor retrato de ella? Solo un sello, el símbolo de su poder, es la única imagen de Ermengarda que ha llegado hasta nosotros. O quizá la razón estriba en que Narbona, antaño una de las ciudades más poderosas del sur de Francia, rival de Marsella y Montpellier, se sumió en la decadencia a partir de la Baja Edad Media, cuando las rutas comerciales la dejaron de lado, y el esplendor de la corte medieval de Ermengarda de Narbona se difuminó en el tiempo hasta desaparecer como si todo hubiera sido un sueño.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Galeotes, condenados a remar

Hasta el siglo XVIII, el término navío se usó para designar cualquier tipo de nave: galeras, galeazas, naos, galeones, bergantines o carabelas. De entre...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia