Supervivientes de la bomba atómica: censores de su dolor

Tras los bombardeos atómicos que rindieron a Japón, EE UU estableció una férrea censura en torno a las consecuencias que las radiaciones tenían en las personas. Un silencio al que también se sumaron los supervivientes

Edad contemporánea Supervivientes de la bomba atómica: censores de su dolor

Cuando el presidente Harry Truman ordenó el lanzamiento de dos bombas atómicas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, el Pentágono ya había calculado las posibles consecuencias de lo que algunos historiadores, hoy en día, consideran un auténtico genocidio.

El departamento de Defensa de EE UU y los miembros del Proyecto Manhattan –que habían trabajado bajo total sigilo en la fabricación de las bombas atómicas– sabían que tendrían un poderoso efecto, no solo físico, en la población de Japón, sino en el resto del planeta. Para posibilitar que los militares siguieran desarrollando estas armas sin que los ciudadanos y parte de la clase política se viera resentida, decidieron imponer una vigorosa censura y manipulación sobre toda información relacionada con las bombas que destruyeron las dos ciudades japonesas y demás explosiones experimentales.

Takashi Morita y JunKo Watanabe, hibakushas entrevistados para este artículo.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Pablo Villarrubia
Pablo Villarrubia
Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Pasión por el juego

Todo empezó en Venecia, durante las fiestas del Carnaval de 1638. Con la esperanza de poner fin a los estragos derivados de las timbas...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia