Globos aerostáticos: las derrotas de Napoleón

La fascinación por las primeras aeronaves y las nuevas posibilidades que abrieron fueron similares a las de los actuales drones. Explicamos la relación de Bonaparte con ellas, que las utilizó en Egipto e, incluso, planeó su empleo en la invasión de Inglaterra

Edad contemporáneaGlobos aerostáticos: las derrotas de Napoleón

La conquista del cielo, iniciada a la luz de la razón ilustrada, formará parte del ideario progresista del siglo XIX. Los globos aerostáticos, nacidos en Francia, alternarán sus usos festivos y militares. Planearán sobre los campos de batalla, los actos oficiales y las exposiciones universales. Volarán de día exhibiendo sus lonas rayadas de colores como cebollas de iglesias rusas. Ascenderán de noche entre fanales y fuegos de artificio. Simbolizarán el cambio en la percepción del paisaje: lateral con el ferrocarril y vertical con los aerostatos. Señalarán el camino al futuro, pues como escribió Victor Hugo maravillado por los globos: “¿Adónde van? Avanzan en señal de fiesta hacia el provenir divino y puro, hacia la virtud, hacia la ciencia que se ve lucir. Ved como, en efecto, suben hasta las estrellas”.

La información sobre los movimientos del enemigo facilitada por el globo L’Entreprenant durante la BATALLA DE FLEURUS (1794) fue muy valiosa.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Pedro Garcia Martin
Catedrático de Historia Moderna, Universidad Autónoma de Madrid

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

Ir a la barra de herramientas