Ana de Austria, reina de corazones

Un aura romántica acompaña la imagen de esta infanta española y soberana de Francia. Descubrimos la relevante personalidad histórica que subyace a su novelesco perfil, acuñado en "Los Tres Mosqueteros"

Monarquía HispánicaAustriasAna de Austria, reina de corazones

Con la maestría de su pluma, Dumas otorgó fama a una reina de Francia nacida en Valladolid. “Bella y orgullosa”, así la describió en su obra Los Tres Mosqueteros, en la que una joven Ana de Austria, víctima del maléfico cardenal Richelieu, puso su honor en manos de D’Artagnan, Athos, Portos y Aramis. Los aguerridos mosqueteros, seguidos del joven héroe, debían rescatar los herretes de diamantes que la Reina había indiscretamente otorgado al duque de Buckingham, su eterno enamorado; Milady, la intrigante inglesa, bajo las órdenes del cardenal, tenía la misma misión pero con distinto objetivo: comprometer gravemente la honorabilidad de la Reina frente a su marido, el Rey.

Para crear aquella ficción Dumas se basó en un encuentro que la Reina y el primer ministro inglés tuvieron en los jardines de Amiens y que ya en la época desató el escándalo. Fue así cómo las aventuras del joven d’Artagnan consagraron el mito romántico de Ana de Austria que otros tratarían de alimentar sacando a la luz testimonios que afirmaban que, incluso Richelieu –su declarado “enemigo”–, habría caído rendido a sus reales pies, eso sí, en contados momentos de debilidad.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Laura Olivan Santaliestra
Doctora en Historia Moderna e investigadora Ramón y Cajal en el Departamento de Historia Moderna y de América de la Universidad de Granada

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Spinoza, la herejía perpetua

B orges le dedicó hermosos versos, Freud confesó la dependencia de sus enseñanzas, Goethe que había obrado maravillas en él y Hegel que “para ser...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

Ir a la barra de herramientas