Catón el Censor: la honra como credencial

Brillante orador, militar de éxito, azote de la corrupción, su nombre pasó a la posteridad como sinónimo de rigor y severidad. Despejamos equívocos en torno a su figura, al trazar el perfil de un político que supo ascender gracias a sus dotes oratorias y a su imagen de frugalidad

Historia Antigua Catón el Censor: la honra como credencial

Un catón, según la Real Academia de la Lengua, es un “censor severo”, además de un libro sencillo para aprender a leer. Un personaje histórico, un político romano, acabó así convertido en un arquetipo para la posteridad, merced a una biografía coherente, a un retrato bien construido, legado por Plutarco. Pero, ¿es verídico?

Para que un modelo de conducta basado en la cautela o la precaución, que es lo que significaba catus en latín, haya pasado a encarnar una actitud represora conforme a una ideología reaccionaria ha intervenido una interpretación histórica muy sesgada. Se ha convertido al auténtico Catón en un exemplum encorsetado de hombre íntegro a ultranza.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Pedro Angel Fernandez Vega
Profesor de Patrimonio Histórico-Artístico y de Arte Antiguo y Clásico, UNED

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Guinea, cuestión de narices

En 1943, los psicólogos españoles Vicente Beato y Ramón Villariño se desplazaron a Guinea Ecuatorial para hacer un estudio sobre la inteligencia de los...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

Ir a la barra de herramientas