El Canal de Suez, ombligo del mundo

Entre el Mediterráneo y el mar Rojo circula el 14% del transporte marítimo del mundo. Narramos las vicisitudes que hubo de vencer Lesseps para abrir el istmo en 1869, la codicia británica, los avatares en el conflicto árabe-israelí y su consagración como primera vía artificial interoceánica

Edad contemporáneaEl Canal de Suez, ombligo del mundo

Hoy, a las 11 de la mañana, el Mediterráneo ha entrado en el lago Timsah. Lo que la antigüedad no pudo hacer, lo ha conseguido la sociedad moderna. Hoy, la unión del Mediterráneo con el mar Rojo debe ser considerada un hecho consumado. El lago Timsah, situado en el centro del istmo, comunicaba en otro tiempo por un canal con el mar Rojo; lo que faltaba por hacer, ya se ha hecho”, escribía el 23 de noviembre de 1862 Ferdinand Lesseps, sentado a la orilla del pequeño lago que subía lentamente de nivel gracias al agua que llegaba del Mediterráneo por su canal.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Ocho siglos de universidades: modelos de alma máter

Alma mater studiorum”, leemos en una cartela del Archigimnasio (“primera escuela”, en griego) o sede de la Universidad de Bolonia. En torno a estos...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia