El despertar de México

Las noticias de la sublevación del 2 de mayo de 1808 contra los franceses, y del nombramiento de un nuevo rey, tras la abdicación de los borbones, impactaron en el virreinato de la Nueva España. Analizamos la diversa reacción de criollos y peninsulares en la Ciudad de México, en lo que supuso un primer impulso a la independencia

En el verano de 1808, la Ciudad de México vivió unos meses de máxima tensión, llenos de sobresaltos, acontecimientos nunca imaginados, propuestas revolucionarias e, incluso, un “golpe de Estado”, cargado de terribles consecuencias. Cuando cinco años más tarde, fray Servando Teresa de Mier se decida a relatar los sucesos ocurridos en Nueva España, sin dudarlo un momento titula su obra Historia de la Revolución de Nueva España. Publicada en Londres en 1813, bajo el seudónimo de José Guerra, pronto fue conocida y leída no sólo en las tertulias liberales de la capital inglesa, sino en buen número de lugares de la América española que iniciaba la insurgencia.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Artículo anteriorAlice Roughton
Artículo siguienteEl exilio del káiser Guillermo II

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Manuel Ortuno
Manuel Ortuno
Historiador

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Frente Popular francés: breve sueño de primavera

F rancia estaba sumida en una profunda crisis económica y social desde comienzos de los años treinta. El crac estadounidense de 1929 llegó a Francia...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia