Galeotes, condenados a remar

Durante los siglos XVI y XVII, la galera fue la nave reina del Mediterráneo. Heredera de embarcaciones griegas y romanas funcionó como barco de guerra pero, sobre todo, como cárcel flotante. Numerosos esclavos, reos o prisioneros fueron forzados por ley a remar hasta la muerte

Edad Moderna Galeotes, condenados a remar

Hasta el siglo XVIII, el término navío se usó para designar cualquier tipo de nave: galeras, galeazas, naos, galeones, bergantines o carabelas. De entre todas ellas, principalmente en los siglos XVI y XVII, las galeras, galeazas ­–más grandes que las galeras y más artilladas–, naos y galeones fueron los navíos más representativos. Las primeras, aunque no de forma exclusiva, porque también se empleaban en las proximidades de las costas cantábricas, eran dominantes en el mar Mediterráneo, un mar de aguas relativamente calmas en primavera y verano, donde la fuerza humana de los remeros era capaz de mover la nave. Un mar en el que la piratería berberisca, asentada en Argel, auténtica ciudad pirata, y el persistente enemigo otomano, requería de una vigilancia permanente.

Galeotes, por César Álvarez Dumont, hacia 1897, Museo del Prado.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ángel Sánchez Crespo
Ángel Sánchez Crespo
Escritor y editor de Guadarramistas Editorial

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia