Hernando de Soto, el conquistador converso

El origen judeoconverso en la España moderna era una barrera infranqueable para el ascenso social. A continuación revelamos el paradigmático caso de Hernando de Soto, Adelantado de la Florida que compró testigos y falseó datos, con éxito, para ocultar su ascendencia judía

América Hernando de Soto, el conquistador converso

Hernando de Soto se embarcó rumbo a Tierra Firme en la gran armada del gobernador de Castilla del Oro Pedrarias Dávila, que zarpó de Sevilla el 11 de abril de 1514. Inicialmente se avecindó en la ciudad de Natá –en el Darién–, pero en 1524 se unió a Francisco Hernández de Córdoba en la conquista del territorio de la actual Nicaragua. Disfrutaba de fortuna y honores como regidor de la ciudad de León cuando un emisario del también extremeño Francisco Pizarro le propuso sumarse a la conquista del reino de los incas. Le ofrecieron el cargo de teniente de gobernador y él aceptó, aunque no pudo ejercer ese rango porque ya de facto lo había ocupado el hermano del gobernador, Hernando Pizarro. Por ello, De Soto se tuvo que conformar a regañadientes con su nombramiento como capitán de caballería.

Hernando de Soto en el descubrimiento de Misisipi, por William H. Power, 1847.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Blasco Ibáñez, el ariete republicano

En 1915, Vicente Blasco Ibáñez, cansado y arruinado, recién llegado a París procedente de unas colonias argentinas que no habían prosperado, empezó a escribir...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia