La incubatio: curarse durmiendo en el templo

La sociedad grecolatina consideraba la sanación de la enfermedad a través de los sueños como un privilegio directo de los dioses. Explicamos el uso de prácticas oníricas asociadas a Asclepio como técnica curativa y el desarrollo de sus rituales

Historia AntiguaLa incubatio: curarse durmiendo en el templo

Las culturas antiguas dieron gran importancia a los sueños, ya que creían que contenían indicaciones relativas al futuro o mensajes de los dioses. Consideraban que los momentos de acostarse y despertarse permitían la conexión directa con el mundo sobrenatural, por lo que terminaron creyendo que los sueños eran episodios de carácter adivinatorio, relacionados directamente con los dioses. Así, creían que los sueños podían ser formas de devolver la salud a los enfermos y contener presagios e información sobre el futuro, convirtiéndose en un medio de comunicación entre las divinidades y los humanos. Dentro de estas prácticas oníricas encontramos la incubatio –palabra latina que proviene del griego enkoimesis, que significaba “dormir en el templo”–, entendida como una técnica utilizada para sanar a los enfermos a través de un sueño ritual propiciado en lugares sagrados o templos y que permitía entrar en contacto directo con la deidad. Era uno de los ritos más importantes que se utilizaban para comunicarse con los dioses, a los que se les suplicaba la curación del enfermo, pero también podía ser usado con un claro valor adivinatorio.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Fachada de la iglesia de la encomienda en Masdéu. La capilla, del siglo XII, quedó reducida a un verdadero esqueleto de piedra tras la explosión de un depósito de municiones que sufrió en 1944, durante la II Guerra Mundial.

Masdéu, la casa madre del Temple

Para muchas personas, el nombre de Masdéu no les dirá nada, pero el lugar representa un referente obligado para conocer la naturaleza y la...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia