La resaca de Stalingrado

El 31 de enero de 1943, Hitler sufrió un golpe terrible con la capitulación de Von Paulus y su 6º Ejército junto al Volga. En este texto estudiamos la reacción del Führer y analizamos de qué manera el revés significó un punto de inflexión para la sociedad alemana, cuyo entusiasmo bélico comenzó a evaporarse rápidamente a pesar de los esfuerzos de Goebbels y su plan de “guerra total”

Edad contemporánea La resaca de Stalingrado

Un grupo de enfermeras rusas los oyó aproximarse. Atónitas oyeron los tristes gemidos de unas columnas de soldados que penosamente se arrastraban en su dirección por el horizonte a través de montones de nieve. Mugiendo como ganado, los alemanes constituían una procesión de harapos y deshilachadas orejeras, pies envueltos en mantas y caras ennegrecidas por la barba y por la escarcha. Casi todos lloraban y las enfermeras sintieron una instintiva oleada de simpatía hacia ellos. Entonces, los guardianes levantaron los fusiles y dispararon sobre las columnas. Mientras las víctimas caían y morían, el resto de los alemanes avanzaba a un kilómetro por hora…”. Así describió el momento el historiador William Craig.

Un grupo de soldados alemanes abandona Stalingrado.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

David Solar
David Solar
Exdirector de La Aventura de la Historia

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia