Hace algo más de nueve millones de años, durante el Mioceno Superior, el paisaje de la hoy provincia de Madrid era muy diferente al actual. No existían ríos permanentes y gran parte de su territorio estaba cubierto por un enorme lago. En su entorno vivían un gran número de especies, desde pequeños roedores e insectívoros a multitud de mamíferos, tortugas terrestres y, entre otros, grandes carnívoros.

Réplica realizada por Paleomundo del esqueleto de Machairodus aphanistus, tigre dientes de sable. Fotografía: Mario Torquemada / M.A.R.
Réplica realizada por Paleomundo del esqueleto de Machairodus aphanistus, tigre dientes de sable. Fotografía: Mario Torquemada / M.A.R.

Muchos de estos ejemplares quedaron atrapados en una trampa natural del conocido como cerro de los Batallones (en el actual término municipal de Torrejón de Velasco). Sus restos se fosilizaron y permanecieron ocultos hasta que hace casi tres décadas, a partir de una explotación minera y de forma un tanto azarosa, se descubrió el primer yacimiento paleontológico en la zona, con numerosos fósiles de carnívoros, especialmente de gran talla.

El Museo Arqueológico Regional acoge ahora La colina de los Tigres Dientes de Sable. Los yacimientos miocenos del cerro de los Batallones (Torrejón de Velasco, Comunidad de Madrid), una exposición realizada en colaboración con el Museo Nacional de Ciencias Naturales y Cosmocaixa, que supone la primera muestra monográfica sobre estos yacimientos, uno de los conjuntos paleontológicos más importantes en todo el mundo.

Jorge Morales, director de la excavación, comisaria una muestra que incluye más de 160 piezas, desde grandes predadores como los tigres dientes de sable, hasta enormes mastodontes, rinocerontes, jiráfidos (entre los que destaca una nueva especie identificada), un caparazón completo de tortuga gigante y la más variada microfauna.

Reconstrucción del interior de la cavidad correspondiente al yacimiento de Batallones 3 hace unos nueve millones de años. Ilustración: Mauricio Antón.
Reconstrucción del interior de la cavidad correspondiente al yacimiento de Batallones 3 hace unos nueve millones de años. Ilustración: Mauricio Antón.

El recorrido de la muestra se apoya en ilustraciones de gran formato de Mauricio Antón, que recrean cómo era la fauna y su entorno, y vídeos que reconstruyen la época.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here