Claudio, el “idiota” sabio

Víctima de una enfermedad que le deformó, fue, durante décadas, el hazmerreír de la familia imperial. Pero a los 52 años, tras el asesinato de Calígula, la Guardia Pretoriana le nombró emperador. ¿Por qué? Reconstruimos su imagen falseada

Historia Antigua Claudio, el "idiota" sabio

La tradición literaria sobre Claudio une al acostumbrado rechazo senatorial por los emperadores que han avanzado en el camino de convertir la ficción del principado en realidad monárquica, la incomprensión o, más aún, repugnancia de la cultura grecorromana por la deformidad física.

Es cierto que, en contrapartida, la recreación de Robert Graves en su novela histórica Yo, Claudio, llevada magistralmente a la pequeña pantalla por la BBC, ha divulgado la imagen, igualmente falseada, de un benévolo intelectual, de sentimientos republicanos, que, para sobrevivir en un entorno hostil y peligroso, se vio obligado, con astucia, a exagerar sus defectos físicos. El reinado del tercer sucesor de Augusto es así un campo controvertido y rico en precisiones, que obliga al historiador a un cuidadoso análisis para lograr las claves de una interpretación objetiva, que devuelva su figura al lugar que le corresponde en la Historia.

Claudio nombrado emperador por la Guardia Pretoriana, en una interpretación de Charles Lebayle, 1886, Museo de BB AA de París.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Jose Manuel Roldan Hervas
Catedrático emérito de Historia Antigua, Universidad Complutense de Madrid

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

"La familia de Carlos IV", de Goya, 1800.

Un real paseo por el Museo del Prado con Juan Eslava...

Uno no olvida nunca la primera sensación que experimenta al pasear por primera vez por la galería central del Museo del Prado. Minerva, nieta...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

Ir a la barra de herramientas