La batalla de Gettysburg quizá fue, junto a la de Waterloo, la más trascendental del siglo XIX a la hora de sellar de forma duradera la suerte de casi todo un continente. Al igual que la derrota napoleónica de junio de 1815, el enfrentamiento fratricida librado en Pensilvania a inicios de julio de 1863 generó ríos de tinta, que se desbordaron en la evocación legendaria del combate como nuevo comienzo de la nación americana o consumación de la causa perdida sureña.

El completísimo libro de Guelzo, director de estudios en el Gettysburg College, nos proporciona un relato casi definitivo de la batalla en sus múltiples dimensiones: la precaria situación estratégica del verano de 1863, las intrigas políticas que afectaron a los gobiernos de Washington y Richmond, las pugnas personales en el seno de los ejércitos del Potomac y del Norte de Virginia, las decisiones acertadas o erróneas de los generales y la visión a ras de suelo del soldado que vivió el mortífero combate.

Recreación del enfrentamiento librado en Pensilvania en julio de 1863.

La trepidante narración de las operaciones –a destacar el relato desmitificador de la postrera carga protagonizada por la división de Pickett– aparece jalonada de abundantes testimonios de época, además de una abundantísima cartografía que nos permite recorrer los distintos escenarios, y numerosas fotografías e ilustraciones coetáneas donde se entremezclan los protagonistas y los paisajes clave del enfrentamiento.

La obra consigue aunar amenidad y erudición (véanse las notas al final de cada capítulo), ambas puestas al servicio de un relato que satisfará tanto al lector especializado como al aficionado a la literatura bélica, un logro difícilmente superable.

Gettysburg

Allen C. Guelzo

Madrid, Desperta Ferro, 2020,

748 Págs., 29,95 €

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here