Hernando Colón, pasión por los libros

Fruto de la relación entre el almirante y la joven huérfana cordobesa Beatriz Enríquez, su figura encarna al humanista militante y polifacético del Renacimiento. Recuperamos la olvidada contribución de un viajero, bibliófilo y cartógrafo colosal que creó la primera biblioteca universal y un jardín botánico

La figura del hijo menor de Colón es poco conocida. Quizá porque haya sido minusvalorada. Quizá por el prejuicio de un apellido polémico. Lo cierto es que acaba de renacer gracias al libro Memorial de los libros naufragados de Edward Wilson-Lee. Su inicio es cuando menos inquietante. Hernando agoniza y, de repente, tiene un gesto que anticipa la vanitas barroca, el arte de morir despreciando los bienes terrenales. Pide a los criados que le unten la cara con lodo del Guadalquivir. Quiere escenificar la máxima “polvo eres y en polvo te convertirás”. Después, en un giro sin precedentes, hace testamento: ¡deja la herencia a su biblioteca! Parece un cuento de realismo mágico.

Artículos de este dossier

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Pedro Garcia Martin
Pedro Garcia Martin
Catedrático de Historia Moderna, Universidad Autónoma de Madrid

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Scott, padre de la novela histórica

Waverley es el título de la primera novela de sir Walter Scott y de su personaje principal. También dio su nombre a la estación...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia