"La batalla de Sinope", Guerra de Crimea, por I. Aivazovsky, 1856, óleo sobre lienzo, Museo Naval de San Petersburgo.

La Guerra de Crimea comenzó el 2 de julio de 1853, cuando un ejército ruso al mando del príncipe Gorchakov cruzó el río Pruth, frontera entre Rusia y Moldavia, principado vasallo de la Sublime Puerta otomana. Turquía era el hombre enfermo de Europa, y el zar pensaba que iba a ser un paseo militar. Sus fuerzas avanzaron hasta el Danubio y en París y Londres cundió la alarma. Si los rusos llegaban a Constantinopla tendrían libre la salida al Mediterráneo.

La tensión entre los imperios ruso y otomano, a cuenta de la cuestión de los derechos de protección de los cristianos ortodoxos que vivían en los Santos Lugares o peregrinaban a ellos, no había hecho más que aumentar a lo largo de 1853, hasta convertirse en un casus belli, que Rusia aprovechó para invadir de forma incruenta los principados de Moldavia y Valaquia. El Imperio Otomano se vio abocada a declarar la guerra, lo que se hizo efectivo el 4 de octubre de 1853.

Los primeros enfrentamientos entre ambas potencias, sin embargo, tuvieron lugar en la zona del Cáucaso, un territorio en conflicto desde hacía décadas, donde los otomanos podían contar con el apoyo de la población musulmana de la región. Pero también con la necesidad de recibir suministros por vía marítima, lo que llevó a concentrar su flota en Sinope, en la costa anatólica del mar Negro.

Allí fue atacada, el 30 de noviembre, por una poderosa escuadra rusa al mando del vicealmirante Pavel Najimov, que destruyó prácticamente toda la armada turca. Ante esta tesitura, y el riesgo de colapso del Imperio otomano, Francia y Gran Bretaña decidieron finalmente entrar en guerra para evitar una hipotética victoria rusa que hubiera alterado el equilibrio de fuerzas continental, cosa que hicieron consecutivamente los días 27 y 28 del mes de marzo de 1854 (más información sobre la Guerra de Crimea: “Crimea. 1854, todos contra el Zar”, La Aventura de la Historia nº 73, pág. 62-67 y desplegable).

Efeméride publicada en el número 245 de La Aventura de la Historia. Más efemérides cada mes en tu número habitual de la revista La Aventura de la Historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here