Las dos regencias de María de Molina en Castilla

Hace siete siglos fallecía en Valladolid la viuda de Sancho IV de Castilla, que en dos ocasiones, durante las minorías de edad de su hijo Fernando IV y de su nieto Alfonso XI, había ejercido la regencia del reino. Recuperamos su labor y habilidad para defender los intereses de la corona frente a las ambiciones de los tutores regios y los bandos nobiliarios

Edad MediaLas dos regencias de María de Molina en Castilla

Cuando María de Molina hizo su aparición en la corte castellana en torno al año 1279, el reino se encontraba sometido a graves convulsiones: la errática política sucesoria de Alfonso X en los últimos años de su reinado había soliviantado a parte de la nobleza. Tras la muerte de su primogénito, Fernando de la Cerda, el monarca había obviado la costumbre consuetudinaria de que heredara el trono el segundogénito –en este caso el infante don Sancho–, inclinándose por apoyar a su nieto, Alfonso de la Cerda. Algunos nobles, aprovechando la debilidad mostrada por la institución monárquica, se rebelaron, siguiendo al infante agraviado y constituyéndose en bandos, que no aspiraban sino a someter el reino a sus propios intereses y a mantener sus viejos privilegios feudales. Esta situación se agravaría a partir del año 1295, con la muerte del rey Sancho IV y la minoría de edad del heredero al trono, su hijo Fernando.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Antonio Torremocha Silva
Antonio Torremocha Silva
Academia Andaluza de la Historia

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Niños a las ubres de los animales

Según la leyenda, Rómulo y Remo, fundadores de Roma, fueron amamantados a las ubres de la loba Capitolina. Sin embargo, es verdad que muchos...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia