Los etruscos: la vida tras la muerte

Derrotado por Roma, el mundo etrusco se desvaneció al ser absorbido por el conquistador. En la evolución de los frescos de las necrópolis de esta cultura y su representación del más allá encontramos el reflejo de su declive y la premonición de su final

ArqueologíaLos etruscos: la vida tras la muerte

La literatura sobre la civilización etrusca suele adscribirle el epíteto de “misteriosa”. Lo más exacto sería decir que nuestro conocimiento de ella es incompleto, al modo de un puzle sobre el cual disponemos de agregaciones sectoriales perfectamente configuradas –el arte, los usos religiosos, la artesanía y el lujo, las formas de producción, los grandes hitos de su evolución hasta la conquista por Roma–, en tanto que otras, como la intrahistoria de esas sociedades que se desarrollan entre los siglos VIII y III a.C. al norte del Tíber y los cambios políticos, se encuentran en el vacío ante la ausencia de una literatura sobreviviente y el proceso de absorción y asimilación por la civilización romana que se dio entre los siglos II y I a.C., cuyo indicador más elocuente es la total sustitución de la lengua propia de los rasenna, pues así se autodenominaban, por el latín.

Sarcófago de los esposos abrazados, de la familia Tetnies, procedente de Vulci y hoy en el Museo de Bellas Artes de Boston.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Antonio Elorza
Antonio Elorza
Profesor emérito de Ciencias Políticas, Universidad Complutense de Madrid

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Petrarca, el poeta laureado

A mediados de julio de 1304, la ciudad de Arezzo estaba repleta de prófugos florentinos, güelfos blancos, expulsados dos años antes de su patria,...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia