Venecia y España: de Lepanto al recelo mutuo

Los Dogos mantuvieron una privilegiada relación con los turcos, pero también los temían, lo que les forzó a una relación ambigua con la Monarquía Hispánica. En este Dossier recordamos lo efímero de la Santa Liga y los desencuentros con los diplomáticos españoles

DossierVenecia y España: de Lepanto al recelo mutuo

Hoy, Venecia es con sus canales, plazas, iglesias y palacios una joya artística de preciosas hechuras, una postal viva de otros tiempos. Pero en los siglos XVI y XVII, la Serenísima fue, además, un gran centro económico y el paradigma de las más habilidosas fórmulas diplomáticas. Más aún si cabe, teniendo en cuenta la compleja realidad que era el mosaico de las ciudades repúblicas italianas. Los agentes externos que influían en dicho tablero eran tan potentes como ambiciosos. El equilibrio fue precario. Las consecuencias de un mal paso podían llegar a ser nefastas.

Felipe II ofreciendo al cielo al infante don Fernando, nacido poco después de la batalla de Lepanto, representada en el fondo. Al pie del monarca, un turco cautivo simboliza el triunfo de la cristiandad. Por Tiziano (1573-1575), Museo del Prado.

Artículos de este dossier

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Juan Laborda Barcelo
Juan Laborda Barcelo
Doctor en Historia Moderna y escritor

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad.

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

La conquista del Oeste: del traslado al exterminio

En 1829 llegó a la presidencia de los Estados Unidos Andrew Jackson, a quien los indígenas denominaron Sharp Knife (Cuchillo afilado). A sus sesenta...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia