Carlos V en Mühlberg

Tiziano plasmó la victoria del emperador sobre los príncipes protestantes en un óleo que inspiró los retratos ecuestres

Arte con historiaCarlos V en Mühlberg

En 1548, el taller de Tiziano en Venecia se llenó de coleccionistas ávidos de adquirir obra suya. La razón era que había transcendido que el emperador Carlos V le había hecho llamar a Augsburgo, donde todo eran fiestas sin tregua en las que el diablo reventaba de gozo, para que le retratara y dejara testimonio de su victoria en la batalla de Mühlberg. Tiziano viajó a la ciudad de los Fugger con dos cuadros, una Venus y un Ecce Homo.

Carlos V, que a la sazón tenía cuarenta y cinco años, representaba más edad por su incontinencia en el comer, al punto que el papa le tuvo que dar una bula para poder comer antes de comulgar. Tardó un tiempo en recibir al pintor, pues a pesar de la victoria se hallaba abrumado por el problema religioso de fondo.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

El láser infrarrojo y ultravioleta ha sacado a la luz el mármol original de las esculturas, revelando su pátina primigenia de color naranja. © Acropolis Museum. Fotografías de Giorgos Vitsaropoulos.

Las cariátides recuperan el color en el Museo de la Acrópolis

Con un impresionante legado histórico y una gran riqueza patrimonial, Atenas y el Museo de la Acrópolis son, sin lugar a dudas, dos de...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

Ir a la barra de herramientas