Cuando la fiebre amarilla azotó España

Unas 200.000 personas fallecieron durante el siglo XIX por la enfermedad, que asoló ciudades costeras y cuyo origen y remedio desató la disputa política entre liberales y absolutistas

Edad contemporáneaCuando la fiebre amarilla azotó España

Originaria al parecer de África, la fiebre amarilla se expandió con el tráfico de esclavos hasta América Central. Hoy la sufren los monos, pero se puede transmitir a los seres humanos por la hembra del mosquito Aedes aegypti. Las fiebres, la ictericia –de ahí su nombre–, las diarreas y las hemorragias generales asociadas –también se la conoce como “vómito negro”– solían provocar la muerte de gran parte de los que la contraían. Convertida en endémica en el Caribe, aprovechando las condiciones climáticas favorables y a través de los mosquitos que viajaban en los barcos, podía expandirse a cualquier punto del globo donde hubiese calor y humedad. Así, alcanzó frecuentemente Europa meridional y América, incluyendo ciudades del norte del continente como Filadelfia, donde en 1793 hubo un importante brote en el que murió el 10 por ciento de la población.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

La tolerancia y su problemática polisemia

Como el “respeto o consideración hacia las opiniones o prácticas de los demás, aunque sean diferentes de las nuestras” define hoy la tolerancia el...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia