En 1921, hace ahora cien años, se celebró en Madrid una exposición que supuso el inicio de la difusión a gran escala del arte más antiguo creado por el ser humano. La muestra reunía dos décadas de trabajo de documentación y estudio realizado por investigadores españoles, franceses –financiados por el príncipe de Mónaco– y alemanes, y trataba de dar visibilidad a sus estudios, llevados a cabo a menudo con escasos medios, en cuevas y parajes de difícil acceso.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here