Edgar Allan Poe, testigo del horror

Nacido hace dos siglos, el creador del género policíaco, muy conocido por sus cuentos de terror, llevó una vida trágica, atrapado por el opio y el alcohol y acorralado por la locura

MÁS DEL TEMA...

Patrono de los marginados, paradigma de los visionarios, apóstol de los desafortunados, marcado por un destino infausto, incapaz de ganarse el sustento, víctima de la hipocresía burguesa, nómada en busca de hogar, maldito y antihéroe, autodestructivo, fue el hombre sin suerte que nunca sonreía. Los que lo conocieron no olvidaron sus enormes ojos grises, luminosos e inquietos, su frente protuberante, su porte elegante, siempre vestido de negro, su aire desdeñoso y lleno de orgullo.

Al regalo de los dioses de una inteligencia superior, se añadió la carga insufrible de una hiperestesia enfermiza que hizo de él un inadaptado, habitante de una sociedad, la de los Estados Unidos de la primera mitad del siglo XIX, en plena expansión industrial, en la que el éxito y el dinero eran los valores dominantes.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

similares

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

Lo + visto

Ir a la barra de herramientas