El 4 de octubre de 1582, de acuerdo con lo establecido en la bula Inter Gravissimas, dictada el 24 de febrero de ese mismo año, entraba en vigor en los países del orbe católico una nueva forma de medición del cómputo anual de tiempo, conocido en honor a su impulsor, el papa Gregorio XIII, como calendario gregoriano.

El papa Gregorio XIII, impulsor del calendario gregoriano, retratado por Lavinia Fontana

Partiendo de los cálculos realizados por los astrónomos Christophorus Clavius y Pedro Chacón, que elaboraron el informe final sobre el que se basó la reforma, la intención de este nuevo calendario era corregir el desajuste provocado por la errónea duración del año fijada por el calendario juliano, que había dado pie a un desfase acumulado desde su implantación de unos diez días.

Grabado del jesuita alemán Christopher Clavius, que junto a Pedro Chacón elaboró el informe final sobre el que se basó la reforma del calendario.

Por ello, para subsanar esta diferencia, la entrada en vigor del nuevo calendario implicó la supresión de estos diez días, de forma que, en ese año de 1582, se pasó del 4 de octubre al día 15. Hoy es el que rige en prácticamente todos los países del mundo.

Más efemérides cada mes en tu número habitual de la revista La Aventura de la Historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here