El Nilo, la primera autopista

Egipto no fue un país aislado por el desierto. Sus gobernantes llegaron al corazón de África por río, se adentraron en el interior del Sáhara, navegaron por el Mediterráneo y hasta unieron el delta con el mar Rojo mediante un canal artificial

Historia AntiguaEgiptoEl Nilo, la primera autopista

Cuando hoy miramos un mapa del extremo oriental del continente africano, hay una cosa que salta a los ojos de inmediato: Egipto es una estrecha franja de verde flanqueada por desiertos. A la izquierda, el desierto líbico, que supone el límite del Sáhara; a la derecha, el montañoso territorio del desierto oriental; abajo, el arenoso territorio nubio, que alcanzaba hasta el África negra, y, al noreste, el desolado camino costero que pasaba por encina de la península del Sinaí. Hace décadas, en los manuales de historia se podía leer que este aislamiento era una de las características principales del país del Nilo. Sin embargo, los estudios paleoclimáticos han demostrado que, hasta finales del Reino Antiguo, lo que ahora son desiertos fueron sabanas.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

La batalla de Tetuán

El origen de los dominios españoles en el norte de África se remonta a la época de los Reyes Católicos. A partir de entonces,...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia