Erasmo de Róterdam

La obra del colosal humanista y gran erudito del Renacimiento fue brutalmente censurada tras su muerte e incluida en el índice de los libros prohibidos por el Santo Oficio

MÁS DEL TEMA...

Entre los muchos posibles, la elección de mi personaje histórico favorito en este momento no podría ser otra que la de Desiderio Erasmo de Rotterdam (1467?-1536), figura descomunal hacia la que profeso gran admiración desde hace ya muchos años, mucho antes de haber tomado prestado su luminoso nombre (ERASMO) como pseudónimo (15-10-98) para firmar mi columna diaria en El Mundo. Acaso desde una primera lectura de su Encomio de la estulticia, su Elogio de la locura, obra que él consideró casi como un juego o un divertimento –y así ocupar las muchas horas de inactividad de un viaje a Inglaterra y que dedicó a su amigo Tomás Moro, en cuya casa finalizó su redacción.

Sin embargo, el Elogio conserva hoy toda su fuerza, su frescura de texto vivo, ingenioso, brillantísimo y, sobre todo, heterodoxo y altamente subversivo para los valores religiosos de la época.

Retrato de Erasmo de Róterdam, por Hans Holbein, 1523, National Gallery.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

similares

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

Lo + visto