José I Bonaparte: misión imposible

Fue proclamado rey en Bayona el 6 de junio de 1808 y entró en Madrid entre el silencio y el rechazo. Días después, la derrota francesa en Bailén le obligó a abandonar una ciudad que le odiaba. Relatamos las maniobras de Napoleón para entregar el trono a su hermano

Edad contemporáneaJosé I Bonaparte: misión imposible

El día 23 de marzo de 1808, el general Murat entraba en Madrid por la Puerta de Chamartín, al frente de las tropas que había enviado Napoleón Bonaparte a España con la intención de ocupar la Península. Al día siguiente lo hacía, por la Puerta de Atocha, el recién proclamado rey de España, Fernando VII, el cual acababa de desplazar del trono a su padre Carlos IV en el curso de los acontecimientos conocidos con el nombre de Motín de Aranjuez.

La situación por la que atravesaba el país en aquellos días era bastante insólita y delicada. Por primera vez en la Historia de España, un rey veía cómo su propio hijo le arrebataba la corona como consecuencia de un motín popular. Pero además, la entrada simultánea de un fuerte contingente del ejército más poderoso de Europa, cuyas intenciones de ocupar le Península quedaban cada día más claramente de manifiesto, contribuía a crear un clima de inquietud entre una población que no acababa de creerse lo que estaba sucediendo.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Rafael Sanchez Mantero
Rafael Sanchez Mantero
Catedrático emérito de Historia Contemporánea, Universidad de Sevilla

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Galileo frente al tribunal de la Inquisición en Roma, por Cristiano Banti, 1857.

Los precursores españoles de Galileo

La ciencia, como la mayoría de las actividades humanas, necesita, crea y alimenta mitos y sin duda Galileo Galilei, Isaac Newton y Albert Einstein...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia