Marcel Proust

Empalagoso, irritante y liviano, el autor de "En busca del tiempo perdido" fue descrito por uno de sus mejores amigos como “un insecto atroz”. Tan esnob, que destrozó los manuales del esnobismo

MÁS DEL TEMA...

Fleming descubre la penicilina, Magallanes pasa del océano Atlántico al océano Pacífico y Marcel Proust reencuentra el tiempo perdido. Tenía cincuenta y dos años cuando murió, el 18 de noviembre de 1922, a las cuatro de la tarde. Llevaba días sin dormir, extenuado y a la vez sereno. Había sido un tipo empalagoso, irritante, liviano y plasta, el mayor escritor de nuestro tiempo. Entre el asma monacal y la superfluidad mundana, Proust alcanza una madurez muy precoz, tal vez por tanto tiempo de juventud perdida sin escribir para acabar a dieta de cerveza helada que su chófer iba a buscar al Hotel Ritz.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

similares

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

Lo + visto

Ir a la barra de herramientas