Marco Polo

Mercader, aventurero y gran narrador, fue el viajero más ilustre de la ruta de la seda, encrucijada estética, religiosa y comercial, y auténtica vía láctea del conocimiento universal

MÁS DEL TEMA...

Sólo superada por el Camino de Santiago, gracias a sus connotaciones religiosas, la Ruta de la Seda se hizo, sin embargo, más famosa, aunque su nombre sea relativamente reciente. Un geógrafo alemán, Ferdinand von Richthofen, la bautizó así en el siglo XIX. La Ruta de la Seda que conocemos, no era la única vía entre Europa y China; tampoco servía para la importación exclusivamente de seda sino de otras mercancías como especias, piedras preciosas, ideas y técnicas.

Gracias a ella se descubrió un arte del viaje donde una forma de comerciar generalmente audaz y directa favorecía el encuentro de religiones, estéticas, humanidades… Gracias a esas rutas comerciales, el budismo, el mazdeísmo, el judaísmo, el cristianismo nestoriano, el maniqueísmo o el islam, llegaron hasta China.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

similares

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

Lo + visto

Ir a la barra de herramientas