Napoleón se fuga de la isla Elba

El 26 de febrero de 1815, el hombre que había dominado el mundo abandonaba su destierro en Elba para volver a ser emperador durante cien días. En este texto reconstruimos los diez meses de su “reinado”, en los que transformó política y militarmente la isla

Edad contemporánea Napoleón se fuga de la isla Elba

Durante diez meses, entre el 4 de mayo de 1814 y el 26 de febrero de 1815, Napoleón fue soberano de la isla de Elba. En pleno mar Tirreno, entre la isla de Córcega e Italia, la de Elba será junto con aquella, lugar de su nacimiento, y la de Santa Elena, lugar de su muerte, una de las islas emblemáticas de la historia y leyenda napoleónicas.

Antes de pertenecer a Italia y a Francia, la isla fue durante mucho tiempo de España, razón por la cual, muchos años después de la aventura napoleónica, un buen número de isleños seguía emigrando a las antiguas colonias españolas de América. “Allí se redondean la mayor parte de las fortunas de la isla, desde las más cuantiosas a las más modestas”, escribió Paul Gruyer cuando a comienzos del siglo XX fue a reconstruir la memoria existente en la isla sobre el efímero reinado del Emperador.

Napoleón abandona la isla de Elba el 26 de febrero de 1815, por Joseph Beaume, 1836.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Artículo anteriorMilenaria egiptomanía
Artículo siguienteRuta hacia lo desconocido

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Manuel Moreno Alonso
Manuel Moreno Alonso
Catedrático de Historia Contemporánea, Universidad de Sevilla

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Somos lo que comimos

"Si se quiere mejor al pueblo, en vez de discursos contra los pecados denle mejores alimentos. El hombre es lo que come”, escribió en...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia