Titanic, el naufragio de un sueño

El 15 de abril de 1912, a las 2:20 horas, el barco de pasajeros más lujoso del mundo se hundía en el Atlántico, tras chocar con un iceberg en su viaje inaugural. Explicamos la tragedia y los errores que la provocaron

Edad contemporánea Siglo XX Titanic, el naufragio de un sueño

El dudoso honor de protagonizar la peor catástrofe marítima de la historia corresponde al trasatlántico alemán Wilhelm Gustloff, hundido el 31 de enero de 1945 en el mar del Norte por el torpedo de un submarino soviético cuando llevaba a bordo a 10.000 personas que huían del avance del Ejército Rojo hacia Occidente a finales de la II Guerra Mundial. En esa catástrofe perecieron unas 8.800 personas.

Pero no cabe duda de que el naufragio más emblemático del siglo XX fue el del Titanic. El buque, que se consideraba insumergible y el barco de pasajeros más lujoso de su tiempo, realizaba su viaje inaugural entre el puerto de Southampton (Inglaterra) y la ciudad de Nueva York. En la noche del 14 de abril de 1912, a las 23.35 horas, el Titanic chocó con un iceberg en pleno océano Atlántico, al sur de Terranova. De las 2.224 personas que viajaban a bordo, perecieron 1.517, convirtiendo el naufragio en la peor catástrofe marítima de la historia en tiempos de paz.

Después de terminar su construcción, el Titanic permaneció unos días en el puerto de Southampton, completando su avituallamiento y entrenando a la tripulación, compuesta por 860 personas. El 10 de abril de 1912, iniciaba su viaje inaugural.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Avatar
Juan Jose Navarro Arisa
Periodista y escritor

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

San Isidro, santa María de la Cabeza y san Illan en la Ermita de la Pradera con Madrid de fondo.

San Isidro, el labrador de los 400 milagros

Apenas hay documentación directa sobre la legendaria y ejemplarizante vida de San Isidro Labrador y su también santa esposa, María de la Cabeza, convertidos...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia