Antonio de Ulloa

Científico autodidacta, marino, aventurero, espía... La longeva vida del ilustrado sevillano fue reconocida con grandes honores, pero también acumuló pleitos, imputaciones y consejos de guerra

MÁS DEL TEMA...

Sea un modesto familiar cercano o una gran figura de la Historia, una vez muertas resaltamos las virtudes y circunstancias favorables de las personas y tendemos a olvidar sus miserias y desgracias. Salvo que sean individuos demoniacos, que entonces tendemos a hacer justo lo opuesto.

Antonio de Ulloa fue un sevillano ilustrado, científico autodidacta, marino, aventurero, espía de éxito, receptor de grandes honores, político de altos cargos y hombre de actividad incansable (en todos los aspectos de la vida, porque murió en 1795 a los 79 años contando su hija menor solo año y medio de edad). Pero a lo largo de toda su vida también acumuló consejos de guerra, imputaciones, pleitos y condenas. Y casi todas las acusaciones estuvieron justificadas, por muy indulgentes que fueran la mayoría de las sentencias.

Retrato de Antonio de Ulloa (h. 1856), por Andrés Cortés y Aguilar, Casa consistorial de Sevilla.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

similares

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

Lo + visto