El fin de la Gran Guerra: el destino de los perdedores

Los derrotados digirieron de distinta forma el fin de la contienda, que se llevó varias monarquías por delante. Muchas fronteras se redibujaron y a la Gran Guerra sucedieron otras más pequeñas. Evaluamos el impacto del conflicto en Alemania, donde el nazismo encontró pronto el caldo de cultivo, en Austria, Hungría, Bulgaria y el Imperio otomano

Dossier El fin de la Gran Guerra: el destino de los perdedores

En su conocido discurso pronunciado en Bruselas el 29 de julio de 1914, pocas horas antes de su asesinato, el líder socialista francés Jean Jaurès previó de forma certera lo que sucedería si Europa se sumía en la guerra: “Cuando el tifus termine el trabajo que comenzaron las balas, los hombres desilusionados se volverán contra sus líderes y exigirán una explicación por todos esos cadáveres”.

La profecía se cumplió. Al concluir la guerra se produjo una amarga de­silusión generalizada. En Inglaterra surgió el mito de una “generación perdida” enviada al matadero inútilmente por sus mayores. En Alemania, un mito diferente suplantaría la realidad de la derrota: un culto a los caídos que reforzaría la estética de un nacionalismo agresivo aquilatado posteriormente por el partido nacionalsocialista. La memoria del conflicto se convirtió así en una arma arrojadiza a disposición tanto de los vencedores como de los vencidos.

Gaseados. La terrible visión del uso del gas mostaza en la guerra, por el pintor John Singer Sargent, 1919.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Alvaro Lozano
Alvaro Lozano
Historiador

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad.

Mi héroe

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad.

te puede interesar...

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…