Los moriscos y la construcción del enemigo

Para culminar con el proceso de expulsión, era necesario primero construir al enemigo “morisco”, que nunca existió como tal. Estudiamos cómo se fue privando de tierras, idioma y memoria a esta minoría hasta demonizarla para justificar su total eliminación, por tratarse de “un cuerpo extraño, sierpe de la monarquía, que puede matar”

Monarquía HispánicaAustriasLos moriscos y la construcción del enemigo

A principios del siglo XVI, los descendientes de musulmanes, antes llamados mudéjares y ahora oficialmente “cristianos nuevos de moro”, se encuentran obligatoriamente bautizados y sometidos a una serie de medidas aculturizadoras: prohibición de la lengua árabe, cambio de nombre personal por uno cristiano, transformación progresiva de vestimenta y costumbres festivas. Forman bolsas de población que han quedado en territorio conquistado de al-Ándalus, están sujetos en general a señores feudales y han perdido un estatuto jurídico definido tras el final de la etapa mudéjar. En teoría, el poder monárquico los ha incluido como súbditos de nuevo cuño, han dejado de existir como grupo.

Artículos de este dossier

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Jose Maria Perceval
Jose Maria Perceval
Doctor en Ciencias Sociales por EHESS y en Ciencias de la Comunicación por la UAB

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad.

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

DANZA DE LA PLUMA. Representación de

Hernán Cortés, derrotado en Oaxaca

En un centenar de localidades del Nuevo Mundo –especialmente en los prehispánicos imperios azteca, inca y quiché– en sus fiestas patronales se teatraliza ritualmente...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia