Maratón: la gran baza de Atenas

¿Escaramuza en la periferia o batalla inmortal? La derrota persa fue un episodio militar menor desde el punto de vista aqueménida, pero muy grande en términos griegos. Estudiamos las consecuencias de un combate que frenó las campañas de Darío en el Peloponeso y encumbró a la polis al liderazgo moral de la Hélade

Historia AntiguaGreciaMaratón: la gran baza de Atenas

Hacia el año 500 a.C.,el imperio gobernado por el Gran Rey, el persa Darayavahu, se extendía desde las estribaciones del Himalaya a las costas del Egeo, y desde el Sudán a la orilla del Danubio. Era inmenso. Pese a su tamaño, era un coloso joven. Sólo cincuenta años antes un noble persa, Ciro el Grande, descendiente de Aquemenes según la tradición (de ahí aqueménidas), había derrotado a sus parientes los Medos e iniciado desde las mesetas de Irán una irresistible expansión hacia Oriente y Occidente.

Tras anexionar el gran Imperio medo, Ciro derrotó al riquísimo rey Creso de Lidia, en Anatolia, y hacia el año 542 las ciudades griegas de Jonia y las fenicias de la costa de Líbano debieron someterse también al poder persa. Desunidas y sin ayuda de las ciudades helenas del otro lado del Egeo (Esparta rechazó intervenir), los jonios fueron cayendo ante las sofisticadas técnicas de asedio empleadas por los persas, que utilizaban grandes terraplenes para superar las murallas.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Artículo anteriorMás caro que El Escorial
Artículo siguienteMarco Polo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Fernando Quesada Sanz
Profesor titular de Arqueología, Universidad Autónoma de Madrid

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

La eclosión de Grecia. De Homero a Tales: la razón vence...

En el canto octavo de la Odisea se describe una escena palaciega. Junto al fuego, Alcínoo, rey de los feacios, realiza un sacrificio de...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

Ir a la barra de herramientas