Maria Yúdina

Pianista de origen judío convertida a la fe ortodoxa, Stalin quedó fascinado por su interpretación de un concierto de Mozart. Pero ella rechazó los regalos del dictador

MÁS DEL TEMA...

Ningún novelista, y mucho menos yo, puede competir con la Historia a la hora de crear un personaje. Ventitantos años atrás, la primera vez que intenté escribir Palos de ciego ni siquiera se llamaba Palos de ciego, sino Borrón, y se trataba de una novela ambientada en una matanza de juglares ciegos ucranianos en la época de Stalin. Entonces comprendí que nunca podría utilizar a aquellas grandes figuras históricas más que como telón de fondo sin que mis protagonistas quedasen inmediatamente difuminados.

De todos ellos –Shostakóvich, Prokófiev, el propio Stalin– el más desconocido y quizá el más fascinante era una mujer, Maria Yúdina, una pequeña pianista de origen judío que se convirtió a la fe ortodoxa y cuya vida merece por sí sola una novela. Bajita, achaparrada, vestía con una especie de hábito de monja, vivía de modo frugal y solía regalar su dinero a los pobres.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

similares

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

Lo + visto