Inaugurado en 1879, el Museo Arqueológico de Granada fue uno de los primeros que se abrieron en España, junto a los de Barcelona y Valladolid, tras la apertura en 1867 del Museo Arqueológico Nacional. Su primer director fue Francisco Góngora del Carpio y su primera colección se dividía en dos secciones, Arqueológico y de Bellas Artes.

Fachada de la Casa de Castril (en la Carrera del Darro, Bajo Albaicín), construida en 1539 por Sebastián de Alcántara, sede del Museo Arqueológico de Granada.
Fachada de la Casa de Castril (en la Carrera del Darro, Bajo Albaicín), construida en 1539 por Sebastián de Alcántara, sede del Museo Arqueológico de Granada.

Tras distintos peregrinajes por diversos edificios de la ciudad, en 1917 sus piezas se instalaron definitivamente en la Casa de Castril (en la Carrera del Darro, Bajo Albaicín), construida en 1539 por Sebastián de Alcántara, discípulo de Diego de Siloé, y considerada como uno de los mejores palacios renacentistas granadinos.

Cerrado desde 2010 por obras de acondicionamiento en la estructura del edificio, el Museo Arqueológico de Granada ha reabierto parcialmente sus puertas, con una exposición de 120 piezas originales de sus fondos, algunas nunca expuestas antes.

Entre ellas, el diente del Hombre de Orce hallado en el yacimiento de Barranco León (norte de Granada), un alabastrón egipcio con inscripción jeroglífica de mediados del siglo VI a.C., de forma ovoidal y con dos asas, el Togado de Periate, una escultura en bronce romana del siglo I que representa a un personaje masculino a tamaño natural cubierto con una larga toga, y el astrolabio de Ibn Zawal, fundido en bronce en el siglo XV y uno de los cuarenta que se conservan en el mundo.

Junto a ellas, el frontal de neandertal de la cueva de la Carigüela (Piñar, Granada), una reproducción de diadema de oro procedente de la cueva de los Murciélagos (Albuñol, Granada) y un ídolo antropomorfo masculino de marfil hallado en El Malagón (Cúllar, Granada).

La “selecta muestra”, en palabras del director del museo, Isidro Toro, espera ser la antesala a la reapertura total del centro –una vez concluyan las obras de rehabilitación que se están llevando a cabo en el edificio–, con una exposición permanente de hasta más de 3.500 piezas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here