Rebatiña en la Conferencia de Yalta

En la cumbre de febrero de 1945 no comenzó la Guerra Fría, pero Stalin no cedió en Polonia y se aseguró el este de Europa. Setenta y cinco años después desgranamos las claves de aquella conferencia, la última de los "Tres Grandes", decisiva en el devenir europeo, el del Lejano Oriente y el de las relaciones internacionales

Resto del mundo Segunda Guerra Mundial Rebatiña en la Conferencia de Yalta

Mientras las delegaciones de EE UU y Gran Bretaña llegaban al aeropuerto de Saki, cerca de Eupatoria, a 200 kilómetros de Yalta, en el mar, buques de ambos países vigilaban todas las posibles contingencias y dos cruceros –el británico Franconia y el norteamericano Cacoctin–forzaron la teórica neutralidad de Turquía y fondearon en el Mar Negro, para servir como enlaces de comunicaciones. Se necesitaron seis horas para recorrer el penoso camino desde Eupatoria hasta Yalta, entre bruscos cambios de temperatura, que pasaban de la nieve a un sol tórrido.

Los líderes de Gran Bretaña, EE UU y la URSS y sus asesores en política exterior: Winston Churchill y Anthony Eden; Franklin D. Roosevelt y Edward Stettinius, y Jósif Stalin y Viacheslav Molotov.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Pablo J. de Irazazabal
Periodista y profesor de Relaciones Internacionales

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

1640-1668, España pierde Portugal: una nobleza entre dos reyes

De “locura de gente deseosa de perder la cabeza y hacienda” tildaba el marqués de Castelo Rodrigo la proclamación del duque de Braganza como...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

Ir a la barra de herramientas