Saint-Exupéry: el principito que quiso volar

En abril de 1943 veía la luz la historia del niño de cabellos dorados del pequeño planeta B 612 que, dando tumbos por el espacio, termina en la Tierra. Un año después, su autor y también aviador, Saint-Exupéry, desapareció mientras cumplía una misión de reconocimiento para la Francia Libre a bordo de un bimotor desprovisto de armas, seguramente derribado por un caza alemán

MÁS DEL TEMA...

Los viejos soldados nunca mueren, solo desaparecen”, decía Antoine Saint-Exupéry. Parecía como si supiera cuál iba a ser su destino. Tenía demasiados años (43), demasiado peso para entrar en la carlinga de su Lockheed Lightning P-38 F-5B y demasiadas cicatrices por sus accidentes aéreos. Sus mandos no confiaban en él, pero Saint-Ex, testarudo, terminó logrando lo que más quería, contribuir a la liberación de Francia, con lo que sabía hacer: volar.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

similares

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

Lo + visto