Severo Ochoa

Premio Nobel de fisiología y medicina en 1959, ejemplo de rigor científico, desarrolló parte de su carrera en EE UU, pero siempre estuvo detrás del aliento a la investigación bioquímica en España

MÁS DEL TEMA...

Don Severo Ochoa fue, y sigue siendo, ejemplo de rigor científico, de templanza, de permanente disponibilidad para la ayuda, de confianza sin límites en las facultades distintivas de la especie humana. Mi relación con él se remonta a 1956, tres años antes de que le otorgaran el Premio Nobel, cuando el profesor Santos Ruiz solicitó su consejo, que obtuvo en breve, en relación a mi tesis doctoral.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

similares

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

Lo + visto

Ir a la barra de herramientas