Un plato augusto

Adriano, sobrio en la comida, hizo famoso el tetrafármaco, una receta culinaria compuesta de faisán, tetina de cerdo, jamón y corteza de pan, un tanto similar a los galianos manchegos

Cocina con HistoriaUn plato augusto

A mediados del siglo IV, se publicó una colección de biografías de los emperadores romanos, desde Adriano (comienzos del s. II) hasta Numeriano (finales del III), conocida como Historia Augusta. En realidad, incluía también las de algunos “delfines” (“Césares”) fallecidos antes de tiempo y otros pretendientes fallidos por uno u otro motivo. Se las reparten seis biógrafos diferentes. Las dos primeras, la del emperador Adriano y la del heredero elegido por él, pero que no llegó a sucederle por haber muerto antes, las escribió Elio Esparciano, autor de otras cinco biografías más. Aunque su valor literario es escaso y el historiográfico muy discutible, la Historia Augusta (en palabras de los responsables de la edición en castellano que manejamos, V. Picón y A. Cascón, en Akal) “adquieren una importancia excepcional, pues dicho material permite trazar un panorama claro sobre los avatares del poder y sobre otros múltiples aspectos de la sociedad imperial desde el punto de vista histórico, cultural, institucional, político, religioso, de costumbres etcétera”.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Nieves Fidalgo
Nieves Fidalgo
Historiadora

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Agripina la Mayor

En el ojo del huracán de la primera dinastía de la Roma imperial, la fascinante personalidad de Agripina cautiva tanto por los rasgos de...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia