Adriano, el emperador arquitecto

El césar hispano (117-138) fue un constructor genial que usó la arquitectura como herramienta política y administrativa. El acueducto de Segovia estaría entre sus grandes obras públicas

MÁS DEL TEMA...

Publio Aelio Adriano, natural de Roma y perteneciente a una familia de antepasados itálicos que habían emigrado a Hispania y se habían asentado en Itálica, fue el segundo emperador, después de Trajano, promovido por el clan de los senadores hispanos. Huérfano desde niño, tuvo la ocasión de poder forjarse una rápida y excelente carrera civil y militar bajo la tutela de Trajano, de quien recibió por esposa a su sobrina Sabina.

Adriano era gobernador de Siria cuando se produjo la muerte del emperador en Selinunte. Tan solo dos días después de conocer el fallecimiento de aquel, recibió la noticia de su adopción, lo que levantó serias sospechas en cuanto a la legitimidad de la misma. La política de Adriano tuvo como principal objetivo la obtención de recursos para el Estado, algo que logró paliando la corrupción, incrementando el número de ciudadanos y, por ende, de impositores, y suavizando el trato a los diferentes habitantes del Imperio.

Busto de Adriano en mármol.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad

Menú

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia

similares

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

Lo + visto