La Revolución rusa: Nicolás II, el último zar

Convencido de su derecho divino a gobernar de forma autocrática, el zar Nicolás II no comprendió la gravedad de la situación. En este Dossier trazamos el perfil del incompetente y desdichado emperador y enumeramos sus errores fatales, su cautiverio y ejecución

Edad contemporánea Siglo XX La Revolución rusa: Nicolás II, el último zar

Nunca aceptaré, bajo ninguna circunstancia, una forma representativa de gobierno porque la considero dañina para la gente a la que Dios me ha confiado su cuidado”. Esa era la forma de pensar del zar Nicolás II de Rusia antes de pasar trágicamente a los libros de Historia. El emperador tenía pues un concepto absolutista, casi medieval del poder y sus resortes. Lo nefasto es que, además, no estaba lo suficientemente preparado para asumir el trono de un continente. Su padre, Alejandro III, no le había dado cargos de gestión o responsabilidad. Su inesperada muerte en 1894 situó a Nicolás a la vanguardia de la familia Románov demasiado pronto, cuando solo tenía veintiséis años. Hasta él reconocía su inexperiencia en el “negocio de gobernar”.

El zar Nicolás II bendiciendo a la tropa con un icono, en una fotografía de 1904.

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Francisco Herranz
Francisco Herranz
Periodista y profesor de la Universidad Carlos III de Madrid

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad.

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia