Cristóbal Colón ante los Reyes Católicos en la corte de Barcelona, en una litografía del siglo XIX.
Cristóbal Colón ante los Reyes Católicos en la corte de Barcelona, en una litografía del siglo XIX.

El 15 de marzo de 1493 Cristóbal Colón desembarcó en Palos (Huelva). Tras unas semanas de recepciones y banquetes, el navegante viajó a Sevilla, acompañado de los diez indígenas que regresaron con él tras su primer viaje a América, jaulas con aves exóticas, objetos y muestras de oro. De allí, el séquito continuó su camino hacia Barcelona, donde los Reyes Católicos recibieron a Colón y, tras rendirle numerosos homenajes, iniciaron rápidos preparativos para un segundo viaje del Almirante a las Indias.

También allí, el marino obtuvo (probablemente el día 1, ya que abandonó la ciudad a comienzos de ese mes) un escudo de armas, dividido en cuatro partes (ver imagen inferior):
-Un castillo en oro sobre campo blanco (por el reino de Castilla), en la parte superior izquierda.
-Un león rampante blanco, sobre campo azur y pardo (por el reino de León), en la parte superior derecha.
Islas y masa terrestre en oro sobre olas de mar, en la parte inferior izquierda.
-y las armas del propio Colón (“las armas vuestras que solíades tener”), en la parte inferior derecha.

Privilegio original, sobre pergamino de vitela, que presenta la reproducción policromada de las armas que los Reyes Católicos concedieron al Descubridor de América y sus descendientes (Ansorena).
Privilegio original, sobre pergamino de vitela, que presenta la reproducción policromada de las armas que los Reyes Católicos concedieron al Descubridor de América y sus descendientes (Ansorena).

Más tarde este último cuadro sería desdoblado en dos partes: las armas de la familia pasaron al vértice inferior del mismo y la parte superior fue ocupada por cinco anclas de oro sobre azur, en representación del Almirantazgo del Mar Océano.

El privilegio original de aquellas armas que los Reyes Católicos concedieron al descubridor de América y sus descendientes sale a la venta el 17 de diciembre en Ansorena (Madrid). Un documento inédito, sobre pergamino de vitela de ovino, que quedó custodiado por la familia del Almirante, de acuerdo con las instrucciones que dejó plasmadas en su testamento de 1497. Y que desde comienzos del siglo XVII ha formado parte del archivo de los Duques de Veragua (el primero fue Luis Colón de Toledo, nieto primogénito de Cristóbal Colón) y sus descendientes, sin que fuera incluido en la venta-donación realizada por Cristóbal Colón de Aguilera, XV Duque de Veragua, al Estado, en 1926.

El pergamino mide 275 x 435 mm, conserva una plica de 43 mm de ancho y de su parte central penden cintas de color verde parduzco, que sujetaban un sello perdido de validación. Conserva los antiguos dobleces correspondientes a la caja de madera en la que fue custodiado originalmente y su precio estimado es de entre 1.250.000 y 1.550.000 euros.

Recientemente, España recuperó otro documento único relacionado con Cristóbal Colón, el incunable Columbus Chistopher Epistolae de Insulis, en el que el navegante relataba a los Reyes Católicos su primer viaje a América y que había sido robado de los fondos de la Biblioteca de Cataluña entre 2004 y 2005.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here