Políticas de la victoria: un Nuevo Estado

Después de tres años de encarnizados combates, España era un enorme cementerio, un país en ruinas condenado a retrasar su modernización. Los vencedores sometieron a los vencidos a una represión prolongada e impusieron una recatolización nacional de la sociedad. Escrutamos la base con la que Franco erigió la dictadura

DossierPolíticas de la victoria: un Nuevo Estado

En la primavera de 1939, cuando las armas dejaron de tronar en los frentes, España era un país arruinado, además de un inmenso cementerio. Casi tres años de duros combates a lo largo de gran parte del país habían causado enormes daños materiales, especialmente en ciertas zonas industriales y espacios urbanos, decantados en un principio a favor de la República y sometidos a asedios y bombardeos por las tropas franquistas y sus aliados germano-italianos. Los combates habían concluido y el último parte del Cuartel General del Generalísimo afirmaba: “La guerra ha terminado”. Se anunciaba que había llegado la hora de iniciar la reconstrucción de lo destruido. Pero también de retrasar una década el reloj de la modernización y de que los vencedores prolongaran sin límite, en ese Nuevo Estado, el castigo a los vencidos.

Artículos de este dossier

Este contenido no está disponible para ti. Puedes registrarte o ampliar tu suscripción para verlo. Si ya eres usuario puedes acceder introduciendo tu usuario y contraseña a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Julio Gil Pecharroman
Julio Gil Pecharroman
Profesor de Historia Contemporánea, UNED

Dossiers

Especiales temáticos sobre los grandes acontecimientos de la Humanidad.

Menú

Multimedia

Mapas e infografías de batallas, migraciones, grandes monumentos…

te puede interesar...

La Reforma protestante: de la polémica al diálogo

El 31 de octubre de 1517, Martín Lutero, monje agustino sajón, hizo públicas las 95 tesis con las que pretendía debatir públicamente el sistema...

Mi héroe

Una visión muy personal de los protagonistas de la Historia